Archivo de la categoría: Otros textos

Todas necesitamos ser salvadas (Sobre la fuerza de la ternura)

27 de diciembre de 2014. elena martínez navarro

guayasamínmadreLa navidad como tiempo para la solidaridad se ha convertido en uno de los grandes reclamos publicitarios. Este año diversos anuncios de marcas y entidades relevantes se han valido de esta solidaridad como reclamo. Coca Cola nos invitaba directamente a ello con su eslogan “Haz feliz a alguien” y el anuncio de la Lotería -que tradicionalmente buscaba hacernos soñar- ha querido apelar a nuestro deseo de mejorar la vida de quienes apreciamos para convencernos de la importancia de participar en el sorteo. “El premio es compartirlo”. Escucho a mi alrededor a quienes se enfadan ante esta instrumentalización de la capacidad empática del ser humano y que gritan a los cuatro vientos que hemos de ser solidarios todo el año, que siempre hemos de preocuparnos por lo que le pasa al vecino e intentar ayudarlo. La compasión navideña se les antoja falsa, hipócrita, lava-conciencias, y no fruto de un compromiso sincero con la humanidad. No les falta razón y no voy a intentar quitársela con la tradicional afirmación de “más vale una vez al año que nunca”. Sin embargo hoy quiero analizar el reclamo a la solidaridad navideña para poder separarlo de la auténtica solidaridad. Porque si en navidad se apela tan fácilmente a nuestra capacidad empática es porque es el tiempo en el que se hace presente la fuerza de la ternura, una fuerza que me atrevo a calificar de “femenina” (lo cual no significa exclusiva de las mujeres, pues está presente en todos los seres humanos) y que habla de la capacidad de dar vida, en sentido literal pero también en el metafórico. Seguir leyendo Todas necesitamos ser salvadas (Sobre la fuerza de la ternura)

“El “verdadero sexo” no existe (Notas sobre la sexualidad “natural”)

30 de noviembre de 2014

tizian_mars_venus-und-amorSomos muchas (y muchos) las que queremos educar a nuestros hijos e hijas sin tabúes en todo lo que respecta al sexo. Queremos que puedan hablar de ello con nosotros, sus madres y padres, que puedan contarnos y preguntarnos todo aquello que necesiten para que su sexualidad sea vivida de forma satisfactoria para ellos y ellas. Porque los conocimientos básicos en cuanto a los procesos fisiológicos implicados en la reproducción humana ya los reciben en el colegio desde que se incorporaron a los contenidos curriculares del último ciclo de Educación Primaria. Pero sabemos por propia experiencia la gran cantidad de dudas y curiosidades que despierta el sexo, que no se trata únicamente de la reproducción, y queremos que nuestros hijos e hijas puedan abordarlas junto a nosotros con libertad, sin tapujos. Lejos parecen quedar ya aquellas familias en las que no se podía hablar de sexo con los hijos. Lejos sobre todo aquél discurso en el que el sexo era valorado como algo de lo que avergonzarse e incluso sucio o “pecaminoso”. Seguir leyendo “El “verdadero sexo” no existe (Notas sobre la sexualidad “natural”)

Hija del Sol

13 de noviembre de 2014

“No consigo acostumbrarme
a tus sonrisas y bailes,
tus princesas y tus juegossorolla
a la calma de tu sueño.
No consigo acostumbrarme
a tu rabia y a tu llanto,
tu gran fuerza y tus enfados
a tu pena entre mis brazos.
Cada día me sorprendes
te descubro, te conozco,
cada día de tu vida
es un inmenso regalo
Y en cada paso que tú das
me descubro, me conozco
me reinvento, me deshago
de creencias y otros modos
quizás propios o heredados.
El reto de ser tu madre
y encontrar mis límites,
los que muestran qué no puedo
los que dicen qué no quiero
para poder contemplarte
niña hermosa, hija del sol,
para sentirme orgullosa
de verte soñar, desplegar
tus alas, de verte crecer,
todavía linda niña
pronto, ya mañana, mujer.”

TALLER SOBRE LA PRIMERA REGLA: Viernes 21 y Sábado 22 de noviembre

 

Espejito, espejito mágico…

2 de agosto de 2014

morisotTodas las mañanas del mundo, escasos minutos después de levantarnos, muchas mujeres nos lavamos la cara frente a un espejo. Todavía con los ojos entreabiertos, todavía arrastrando en los brazos los restos de los sueños que quedaron en la cama, nos miramos e iniciamos un nuevo día. El espejo nos permite realizar el tránsito hacia la vigilia, pues al devolvernos nuestra imagen, la de siempre, en la que nos reconocemos, con la que nos identificamos, podemos dirigir nuestro esfuerzo para acabar de despertar. En nuestro interior, casi siempre de un modo inconsciente, algo nos dice que “todo está bien, soy yo, la de siempre” y podemos seguir nuestra rutina con normalidad.

A muchas mujeres nos parece inconcebible nuestro día a día sin mirarnos en el espejo, pero ¿qué sucedería si durante algún tiempo dejaran de formar parte de nuestra cotidianeidad? ¿Cómo sentiríamos nuestro cuerpo si de repente todos los espejos de nuestras casas, de nuestros bolsos, de los ascensores, de algunas entradas de edificios, de nuestras oficinas, de las tiendas, desaparecieran? ¿qué sucedería si llegara un día en el que ya no recordáramos cómo era nuestra imagen en el espejo? ¿cómo sería nuestra cara si la reconociéramos a partir de nuestro tacto? ¿cómo serían nuestras piernas si las conociéramos desde nuestro movimiento al andar o al sentarnos? Un suspiro de libertad se me escapa al imaginarlo, al pensar en la posibilidad de un acercamiento al cuerpo desde lo que nos dicen los sentidos, desde una interpretación de las sensaciones que se alejara de la imagen que aparece reflejada en el espejo.  Seguir leyendo Espejito, espejito mágico…