mujer club lectura

Leer es un placer… entre mujeres (Club de Lectura Mujeres de Piel)

mujer club lectura¿Has experimentado alguna vez la sensación de descubrirte en un texto? ¿Te has sentido reflejada en un poema o en un cuento y has sentido cómo tu estómago se contrae o tu respiración se acelera? ¿Has dilucidado una nueva perspectiva ante una encrucijada vital después de leer una novela? ¿Has sentido que podías tocar la verdad con tus dedos después de leer un ensayo? Pues si no lo has vivido deberías ir corriendo a una buena librería o a hablar con una bibliotecaria que te aconsejara algún texto de esos con capacidad de atravesarte, porque sin duda es uno de los placeres de esta vida, de esos que no vale la pena perderse en nuestro paso por este mundo.

Esa es para mí la magia de la lectura, el inmenso poder para el autoconocimiento que ofrecen las palabras escritas por otras u otros y que sin embargo se ajustan perfectamente a lo que puedes estar sintiendo, viviendo, anhelando. Y está claro que no todos los textos conectan del mismo modo con todas las personas. Y que muchas personas buscan en la lectura un poco de evasión en los días difíciles, en las circunstancias difíciles, pero también en la búsqueda de la distracción podemos acabar encontrándonos con nosotras/os mismas/os. Es evidente, además, que entre la ingente cantidad de publicaciones que se producen hoy en día hay textos que en absoluto tienen esa capacidad de conexión con lo humano. Pero ¡ay si te encuentras con uno de aquellos transformadores entre las manos!…seguro que ya no serás la misma persona que antes de comenzarlo.

Entonces, además de la revolución personal que el texto puede haber suscitado en tu ser, se produce un segundo fenómeno igualmente hermoso y placentero: la necesidad de ir corriendo a contárselo a esa persona que sabemos nos comprenderá, a esa persona que lo leerá porque confía en tu criterio, aunque tenga gustos completamente diferentes. Cuando nos encontramos con una de esas joyas nos apetece recomendarlo, e incluso regalarlo. Hasta puede ser que dejemos nuestro ejemplar subrayado si se trata de alguien especial. ¿Pero por qué esa necesidad de que otras u otros lean aquello que tanto bien nos ha proporcionado?

Podríamos pensar que se trata de una posición altruista, que queremos que toda la humanidad se beneficie de dicho bien, sin embargo me inclino a pensar que todo altruísmo tiene que ver con una necesidad egoísta (en el buen sentido de la palabra): lo recomendamos porque necesitamos comentarlo con alguien, hablar de él, destriparlo, diseccionarlo, dejar al texto temblando, tal vez para vengarnos de él, tal vez para agradecerle lo que nos ha dado. Y tal vez es por esto por lo que creamos clubs de lectura.

Este año en Educer hemos puesto en marcha el Club de Lectura Mujeres de Piel. Un espacio en el que comparto con mujeres algunos textos que considero joyas por su capacidad para hacernos vibrar, para hacernos adentrarnos en lugares nunca visitados de nuestro interior. Poemas, cuentos, novelas y fragmentos de ensayos escritos por mujeres (a excepción de algunos cuentos clásicos) que nos conducen con maestría en el camino de pensar en nuestra feminidad, en nuestro modo de ser mujeres.

Un club de lectura algo diferente a lo que suele ser habitual en tanto que parte de Educer y del proyecto Femenino Plural dedicado al cuidado de la feminidad. Se trata de algo más que compartir textos, comentar frases o fragmentos de los mismos. Se trata de un club de lectura acompañado no solo para sugerir el camino a recorrer, sino para sostener la posibilidad de que en ese sentirse atravesada por el texto cada mujer pueda extraerle todo el jugo a su sentir y para que el disfrute de los textos pueda conectar con la profunda alegría de la propia vida. Un club de lectura acompañado para que la literatura pueda hacer su trabajo y las mujeres puedan recoger sus frutos, para que la literatura diga aquello que tanto nos cuesta decir en nuestra cotidianidad pero que constituye el eje sobre el que nos articulamos y que las mujeres puedan mirarlo cara a cara. Un club de lectura en los sillones verdes porque al compartir aquello que los textos sugieren, las mujeres nos encontramos, nos conocemos, nos reconocemos, nos constatamos como seres en relación.

Hoy miércoles 9 de diciembre tendremos la segunda sesión de las ocho que hay programadas para este curso 2015/2016. En esta ocasión nos ocupa una polémica novela que nos permitirá hablar de nuestra sexualidad…pero todo eso ya es información reservada para el club.

(¿Te gusta la idea? Si estás interesada en participar en futuras ediciones de este club de lectura, contacta conmigo a través del email elena@educer.es)